SOBRE LA (CASI) IMPOSIBLE TAREA DE SER CONSECUENTE O DE POR QUÉ NO VOY AL FESTIVAL BESTIA

*Texto publicado originalmente en RegistroMx el 26 de Noviembre de 2014

consecuencia s. f.

1   Hecho o acontecimiento que se sigue o resulta de otro. Derivación.

2   Correspondencia lógica entre las ideas de una persona y su comportamiento

Hace un tiempo vi una entrevista a Jodorowsky en la que relata que el día que falleció Emilio Azcárraga Milmo fue a un restaurante mexicano en París y celebró su muerte ya que, en sus palabras: “…ese Azcárraga, y los que lo siguen, fue un monstruo… pervirtió la mente de todo el mundo. Les demostró que sólo podían concentrarse tres minutos. Es un crimen. Echó su garra en el teatro, puso su garra en la literatura, puso su garra en toda manifestación cultural.”

Sería falso decir que todos los que vivimos en este país somos conscientes de lo que asevera Jodorowsky; la gran mayoría de los mexicanos sigue prendiendo la tele en el canal 2 para obtener información o entretenimiento. Sin embargo, la gran mayoría de los mexicanos no está leyendo este texto, y los que lo están haciendo, estoy segura de que están bien conscientes de lo que representa Televisa. Los menos radicales al menos cubren su dosis mensual de “activismo virtual” posteando memes del Peña sentado en las piernas de Azcárraga o cosas por el estilo. Los más radicales marchan exigiendo la democratización de los medios y pidiéndole al resto del país que apague la tele y boicotee empresas como Televisa que manipulan a su antojo el presente, pasado y futuro del país.

Los mecanismos con los que trabaja esta oscurísima empresa van mucho más allá de lo que podemos imaginarnos, y es muy fácil —incluso para el reconocido cineasta— caer redondito en las garras del emporio. Para dar un ejemplo reciente, hace unas semanas Jodorowsky dio una plática en el FICMen colaboración con una organización que recientemente está haciendo mucho ruido: ARCA Laboratorio Creativo. Pues ahí estaba Jodorowsky, el mismo que asegura haber sido expulsado de México por la televisora y quien hace un tiempo se sumó a la #CruzadaNacionalContraTelevisa, hablándole a un auditorio lleno de mentes jóvenes (quienes probablemente comparten el sentimiento de repudio hacia Televisa con su psico-mago favorito) hablando del tarot, de la magia y de la disidencia en un evento co-organizado por—sí, adivinaste—Televisa. La pregunta queda al aire sobre si Jodorowsky era consciente o no de con quién estaba haciendo negocios.

Hace un tiempo empezó a circular comunicación sobre un festival que traería a John Zorn junto con su proyecto Moonchild a México. Al buscar información sobre los boletos y las actividades del festival, encontré de nuevo ese nombre que ha estado sonando últimamente; Arca aparece como patrocinador del Festival Bestia en su página oficial.

En un intento por ser consecuente, he decidido no asistir al festival. En los siguientes párrafos me gustaría explicar por qué.

*

¿Qué es Arca-Lab?

 

Así se describen en su página:

Arca es el lugar donde hacemos que TODOSlos puntos se conecten para que las ideas pasen… Somos el epicentro de una explosión creativa en donde TODOS tendrán la oportunidad de colaborar, de tener más herramientas, más recursos y TODA la difusión. En Arca te estamos buscando, regístrate. ARCA vinculamos talento, potenciamos proyectos y promovemos cultura. http://www.arca-lab.com

Si lo leemos sin saber quién está detrás, parece el discurso de la gran mayoría de las nuevas organizaciones culturales que se enfocan en la difusión del arte “alternativo”, “experimental”, “independiente” que está tan de moda. Pero bueno, una cosa es la iniciativa privada y otra muy distinta es la iniciativa Televisa. Para nuestra mala suerte, el consorcio se ha dado cuenta de las tendencias que apelan a los “públicos no conformistas” y ha decidido —también ahí— poner la garra.

¿No me crees? Entra a la página de Arca (http://www.arca-lab.com) y fíjate hasta abajo, se lee: D.R. © Televisa 2013.

¿Sigues sin creerlo? En el buscador universal de marcas también está: Arca-Lab registrado por Televisa

(http://es.unibrander.com/mexico/3709895MX/arca-laboratorio-creativo.html)

Estos ímpetus de concentrar fuerzas creativas y generar redes de intercambio artístico podrían ser inofensivos viniendo de cualquier otro lugar, pero el hecho de tratarse de la empresa que es conocida internacionalmente como un visceral monopolio deja muy poco espacio para especular u otorgar el beneficio de la duda.

¿Cuáles son las intenciones de Televisa con esta nueva empresa cultural? Su descripción es bastante concisa; el objetivo es ser (aunque ellos consideran que ya lo son) “el epicentro de una explosión creativa” incluyente, independiente y alternativa. O, en otras palabras, ser un medio (más) a través del cual se filtren y se validen ideas creativas y tener así un beneficio mediático, político y, por ende, monetario.

Esta iniciativa no es nueva. El 23 de octubre del año pasado salió al aire Sin Filtro, un programa de supuesto debate político “de jóvenes para jóvenes” en el que Televisa inteligentemente invitó a ex integrantes de #YoSoy132 para darles un espacio de opinión y lavarse las manos de su falta de contenido crítico y apertura. El programa es un desastre, y envía un mensaje contraproducente: los jóvenes del país no tienen ideales concretos y el poder de opinión se reserva a chicos de clase media alta que al primer hueso brincan para ganar exposición y reconocimiento.

¿Cómo funciona Arca-Lab?

Por una parte, tienen la iniciativa de crear una red de intercambio creativo entre artistas; tú subes una idea a su sitio y cualquier otro usuario puede utilizarla y transformarla en otra idea para “impulsar la creación de contenidos alternativos”.

Por otro lado, hicieron una alianza con el proyecto de crowdfunding Fondeadora para financiar proyectos independientes; por cada peso que las personas interesadas aporten a tu proyecto, Televisa/Arca aportará otro (muy al estilo Teletón).

En sus palabras:

La idea es que de estos proyectos salga una gran cantidad de contenidos independientes y alternativos fondeados en Fondeadora que puedan ser distribuidos por los canales de Arca, que tiene el respaldo de Televisa. Es un “ganar–ganar” para todos: Arca, Fondeadora, los creadores y para el respetable público que conocerá tu trabajo.http://www.fondeadora.mx/arca

Televisa quiere apelar a los jóvenes y a los medios digitales. Se han dado cuenta de que no pueden ganar la batalla cibernética, por eso han creado esta cara cool en la que William Burroughs y John Cage son un referente constante.

En el proceso electoral pasado, durante las marchas del #132 hubo una canción queterminó siendo casi un himno para el movimiento o para cualquier joven que se quejara de las irregularidades y el monopolio. En algún momento se coreaba al unísono: “si le das más poder al poder, más duro te van a venir a joder”. Parece que no hemos terminado de reflexionar sobre lo que quieren decir esas palabras. ¿Qué no poner en manos de Televisa lo “alternativo” es darle más poder al poder, legitimar esa empresa y darle las llaves de lo que se supone sólo le pertenece a los que cuestionan yse oponen al oscurantismo y la desinformación infundada por aquéllos? ¿Nos estamos mordiendo la lengua?

Creo que estarán de acuerdo conmigo en decir que los problemas de nuestro país son más que complejos y están llegando a un punto de ebullición inminente, por lo cual no hay tiempo para andarnos con medias tintas. Los que quieren una revolución la quieren ya y en las calles; los que quieren un cambio ambiental lo quieren hoy porque no hay más tiempo que perder; los que quieren un boicot al monopolio lo quieren absoluto y tajante. Pero todos nuestros ideales se pueden ir al caño, aunque sea por un momento, si se trata de John Zorn, ¿no?

Hace mes y medio, estudiantes de La Esmeralda reclamaron públicamente la invasión de su espacio en el CENART y rechazaron una exposición gestionada por Televisa a través de Los 40 Principales (estación de radio perteneciente al monopolio). No me extrañará saber que muchos de esos chicos que tan fervientemente se manifestaron en contra del emporio asistirán a los eventos del festival Bestia, donde estarán implícitamente “legitimando la oferta cultural del consorcio”.

Los que asistan al festival serán parte del informe cuantitativo que figurará en el reporte de “objetivos logrados” en la rendición de cuentas que Arca-Lab hará a la empresa que le inyecta los fondos para financiar sus proyectos. En ese sentido si, es un “ganar-ganar”, pero lo que nosotros ganamos —90 minutos de concierto—me parece muy poco en comparación con lo que gana Televisa y, en mi muy humilde opinión, no vale la pena.

La cereza del pastel llamado Arca es que su director creativo es el ex-director general de servicios creativos de la Presidencia de la República en el gobierno de Calderón, en cuyas campañas publicitarias se gastaron más de 38 mil millones de pesos. Dejo a consideración del lector hacer su propio juicio al respecto.

La participación de Arca en el festival Bestia es una manera de comprobar la “omnipresencia de Televisa en México”, como lo manifiesta Fabrizio Mejía en su libro Nación T.V. Ahora sí han puesto la garra en todo, hasta en aquello que por su propia naturaleza independiente y no conformista debería de estar tan separado como el agua y el aceite del poder hegemónico.

Es incongruente, entonces, que los organizadores del festival sostengan el discurso de que:

BESTIA surge como respuesta a un mundo y a un país violentado, frente a los cuales esta música y expresiones no pueden dejar de reaccionar, golpeando a su manera, los fundamentos de lo establecido. (http://bestiafestival.com/)

Es simplemente inútil y contradictorio querer golpear los fundamentos de lo establecido a través del establishment, y para ejemplo ahí están los ex-132 con su programa trivial y su nómina quincenal en Televisa.

He decidido no asistir al festival porque sería inconsecuente apoyar un evento cogestionado por una empresa que es mundialmente conocida como un poder fáctico que ha manipulado, desinformado y jugado al ajedrez con los intereses de toda una nación. ¿No sería más radical boicotear un evento como, por ejemplo, el Corona Capital para dejar bien claro —no sólo en nuestro país sino a nivel internacional— que los jóvenes ya no estamos dispuestos a aceptar pan y circo? ¿No sería más interesante boicotear iniciativas como Arca para demostrar que ya no estamos dispuestos a caer en las garras —por más “transgresivas” que puedan parecer— de Televisa? Estoy segura de que Zorn y compañía no se lo tomarían personal.

Al final de cuentas vivimos tiempos extraños en los que, como dice Gilles Lipovetsky:

Un nuevo capitalismo ha nacido que ha cambiado el significado del arte. Ayer era el arte por el arte. Hoy en día es el mercado lo que impulsa el mundo del arte. El Capitalismo ha creado un arte sin precedentes: el arte del consumo masivo… que no requiere de pre-requisitos, un arte que no busca elevar sino que se mezcla con deportes, marcas, moda y entretenimiento. En este contexto, podemos observar imperios estético-mercantiles. Cuando en algún momento el arte y la industria estaban claramente separados, hoy han sido hibridados.

Si aceptamos la propuesta de Lipovetsky de que vivimos en la era del capitalismo estético, entonces es tal vez ahí, en el terreno del arte, en donde se debe de librar la batalla. Soy consciente de que es especialmente difícil en este país sacarle la vuelta a los monopolios porque, parafraseando a Jodorowsky, han puesto su garra en prácticamente cualquier actividad cultural del país. Es difícil, sí, pero no imposible, y se puede empezar por algo tan simple como no acceder a participar en eventos que legitiman la empresa que se ha empeñado en cooptar la libertad y la transparencia en nuestro país durante más de 70 años.

¿Y tú, tienes el valor, o te vale?

*Las opiniones expresadas en el texto van encaminadas a generar un diálogo objetivo y un pensamiento crítico sobre la situación socio-cultural en México. Mi crítica no va dirigida a John Zorn u el resto de los artistas que participan en el Festival Bestia. Cualquiera que me conozca sabe que soy seguidora de Zorn, sobre todo en lo que respecta a su trabajo como documentador (Arcana y Tzadik), tengo un gran respeto y admiración por su trabajo.