7. Más avances

Este post es una continuación del anterior, en donde hablaré de los avances en la investigación y preparación de la pieza Des | Composición. 

La pieza quedó dividida en cinco partes en el siguiente orden: Delta, Theta, Alpha, Beta, Gamma. Esto corresponde a los cinco rangos de frecuencia de las oscilaciones neurales de nuestro cerebro, las ondas Delta son las más lentas y las Gamma las más rápidas. Para la realización adquirí un sensor EEG para leer la actividad electromagnética del cerebro, decidí comprar el sensor marca Muse porque me pareció que tenía un rango intermedio de sensibilidad (es usado a veces como herramienta de investigación ya que tiene 7 electrodos), a parte me pareció muy flexible la conectividad que tiene para poder llevar a cabo proyectos artísticos o de otra índole. El sensor incluye un software que está listo para enviar datos OSC a lenguajes como Pure Data, Ableton o SuperCollider. En mi caso, decidí utilizar SuperCollider para desarrollar la herramienta que lee los datos en tiempo real y manipula los sonidos de la pieza al mismo tiempo. 

 

El material sonoro de la pieza se conforma de tres niveles: una parte acústica en vivo, que en el caso del concierto que se llevará a cabo el 28 de Noviembre será un violonchelo, pero en un futuro quiero trasladar la pieza a diversos instrumentos. Después está la parte electrónica, la cual se divide en otros dos niveles: sonidos sintéticos producidor por la computadora, y sampleos que provienen de diversas grabaciones de sesiones de improvisación libre en las que participamos Juan García (contrabajo), Ryan Edwards (viola) y yo (violonchelo). Los samples se disparan y se transforman en tiempo real respondiendo a diversos parámetros que están explicados en el post anterior. La idea al re-utilizar este material sonoro de sesiones de improvisación libre es de alguna manera reciclar ideas sonoras que surgieron en cierto momento y retomarlas para crear una composición, una especie de collage sónico. La intención al hacer éste "reciclaje sonoro" está de alguna manera inspirada en la premisa de Cornelius Cardew de que "los documentos, como grabaciones de cinta de improvisación están esencialmente vacíos." Estoy fundamentalmente de acuerdo con su premisa, la improvisación libre es una forma de arte que debe ser experimentada en vivo, de cualquier manera, considero que la documentación es un paso importante para recrear aunque sea el esqueleto de una improvisación, y en mi caso, para retomar ciertas ideas sonoras y tergiversarlas para que adquieran un nuevo significado, metiendo dentro del proceso la chispa binaria creadora (¿o destructora?) de una máquina. 

El tema central de la pieza son las ideas sonoras dentro de la improvisación libre, la manera en la que se forma una idea sonora mientras un músico improvisa, su efimeridad y su transformación, su teleología (o falta de). Una parte fundamental para ésta pieza fué el ejercicio de escuchar varios archivos de audio de diversas sesiones de improvisación libre, y seleccionar los fragmentos que consideré que eran "ideas sonoras," es decir, ciertos momentos en los que el material sonoro parecía aquirir formas de diálogo a partir de la yuxtaposición de sonidos que parecen comunicarse entre ellos. Llegué a la conclusión de que en mi experiencia, una idea sonora se forma a partir del desarrollo de estructuras que permiten el diálogo y la escucha entre intrumentos e instrumentistas. Una idea sonora es la intención que tiene el músico/artista de materializar formas, emociones, evocaciones, sentimientos, utilizando el sonido como material primordial, y la escucha profunda como la interface que conecta lo que se escucha internamente con lo que se proyecta hacia la realidad física. 

El video de abajo es un exctracto de la primera sesión de montaje de los visuales para la pieza que está trabajando Eduardo Obieta. En esa primera sesión nos dedicamos a oír el material sonoro, sobre ponerlo con los visuales, y también discutir de qué manera funcionaría la interactividad de la parte visual. Al final decidimos que los visuales corresponderían, por un lado, a los sonidos de la pieza, y por el otro, a los datos directos del sensor EEG. De ésta manera, los visuales son formados y transformados por las ondas electromagnéticas de mi cerebro directa e indirectamente. La manera directa son los datos crudos del sensor que envío a la computadora de Eduardo mediante datos OSC. La manera indirecta es la amplitud del sonido, que en muchas instancias es moldeada por los datos OSC del sensor dentro de SuperCollider.