Pensar la Música: Pieza multicanal para EEG y Violonchelo

Este proyecto es apoyado por el PAPIAM: Programa de Apoyo a la Producción e Investigación de Arte y Medios, en su edición de 2016. Pensar la Música es una extensión del proyecto que realicé en 2015 Des | Composición.

La descripción del proyecto es la siguiente: 

Existen varios ejemplos en la historia del arte, y en específico, de las artes sonoras, en donde encontramos experimentos utilizando sensores de electroencefalografía. El ejemplo histórico es la pieza Music For Solo Performer (1965) de Alvin Lucier. En esta, Lucier utiliza un sensor de electroencefalografía y los datos procesados se amplifican a través de bocinas ubicadas encima de las membranas de distintos instrumentos de percusión. Esta pieza resulta seminal, ya que propone la idea de usar un instrumento inmaterial (las ondas electromagnéticas producidas por un cerebro humano) para generar algo material, en este caso, sonidos. 

La idea central de la pieza Pensar la Música será brindar atención a las posibilidades que tienen los procesos de la mente y su actividad electro-química dentro de un entorno sonoro. Será una aportación a la exploración de los llamados quintéfonos: instrumentos musicales que producen sonido de manera informática. El investigador e inventor Steve Mann introduce este término y para él, la categoría quintéfono describe sintetizadores sonoros computacionales que operan por otros medios que los eléctricos, como sintetizadores que trabajan por medio de computación óptica. A la persona que toca el quintéfono se le llama quintista. Cuando decimos que el quintéfono produce sonido de manera informática, se indica que la producción sonora depende directamente del análisis, colección, clasificación, manipulación, almacenamiento, recuperación, movimiento y/o diseminación de la información. (Wikipedia)


El proyecto resultará en una pieza sonora interpretada por un meditador y un violonchelista en donde los distintos estados mentales del meditador influirán en tiempo real en el sonido de la pieza. De la misma manera, el sonido del violonchelo será procesado y alterado por la actividad electroquímica de la mente del meditador. En un sentido poético, se buscará generar un espacio en donde se reflexione sobre los procesos invisibles que suceden todo el tiempo en nuestras mentes, y la manera en que estos procesos se materializan en ideas, acciones y arte.  

En este blog subiré los avances, las herramientas técnicas, fotos vídeos y audio del proyecto con la intención de documentar su desarrollo y sus resultados.